Filosofía política contemporánea: John Rawls


 Cita John Rawls: velo de la ignorancia

La Filosofía Política contemporánea trata los temas de la libertad, la igualdad o la justicia, que son los temas clave de la disciplina, con nuevas metodologías y enfoques. No es posible hablar de Filosofía Política hoy en día sin referirse a la obra de John Rawls y su neocontractualismo, reflejado sobre todo en su obra A Theory of Justice (1971, revisada en 1999), que no deja de ser una respuesta a la hegemonía de la perspectiva utilitarista en la teoría moral y política del siglo XX.

Los debates actuales en el campo del pensamiento político se encuadran en lo que se ha dado en llamar “rawlsismo”. En algunos casos, hay partidarios de Rawls; en otros, hay posiciones contrarias a su filosofía. Pero en ambos casos, por así decirlo, se aceptan sus “reglas del juego” a la hora de reflexionar filosóficamente sobre la política. Por último, también es cierto que han aparecido algunas teorías políticas que tratan de desmarcarse de su estilo y proponen nuevos modelos, aunque estos todavía no disponen de una estructura tan consolidada como su filosofía.

John Rawls (1921-2002) se propone buscar un argumento sobre determinada concepción de la justicia distributiva en la sociedad democrática y liberal contemporánea. Podríamos decir, entonces, que la Filosofía Política de Rawls está vinculada, en cierto modo, con la Filosofía del Derecho, puesto que las cuestiones de las que trata tienen que ver con la justicia. Como ya se ha dicho, esta teoría se plantea, de antemano, como una alternativa al utilitarismo reinante en el momento de publicación de la obra y también como alternativa a la Filosofía Política marxista, que tanto en su vertiente occidental y como en su vertiente oriental estaba agonizando a raíz de su dogmatismo y osificación. Rawls representa, pues, una bocanada de aire fresco en la disciplina académica de la Filosofía Política. El referente que inspira de fondo a Rawls es el contractualismo y la filosofía de Kant (normativismo); es por ello que se ha tildado su posición de “neocontractualista”. Su método es plantear una situación hipotética en base a la cual se pueda deliberar sobre los criterios y los principios de la justicia social.

La originalidad de Rawls consiste en proponer un modelo formal y teórico para poner a prueba nuestras intuiciones sobre la justicia aplicada en el marco de las sociedades democráticas y liberales contemporáneas. El reto es el siguiente: imaginar que una serie de individuos se encuentran en una mesa de negociaciones imaginaria.

Estos individuos son racionales (capaces de adecuar una serie de medios a los fines u objetivos que se propongan) y razonables (capaces de cooperar y dialogar entre ellos). Pues bien, tales partes en la negociación deben discutir sobre los principios de la justicia que fundamentarán la sociedad en la que luego vivirán. Ahora bien, ninguno de ellos sabe qué papel le tocará jugar en esta nueva sociedad: si será rico o pobre, hombre o mujer, creyente o no creyente, etc. A esto Rawls lo llama “velo de la ignorancia”. Para que los principios de la justicia que pacten las partes interesadas sean imparciales y equitativos, nadie puede conocer cuál será su situación en la sociedad, puesto que de este modo no argumentará para defender sus intereses particulares. A esto se lo conoce como “posición original”. Como se puede ver, el planteamiento rawlsiano es un retorno y actualización de las teorías del contrato social.

Estos individuos situados en la “posición original” tienen como objeto la deliberación sobre los principios de la justicia más básicos y elementales. Dicho de otro modo, ellos decidirán la estructura básica de la sociedad. Rawls explica que en su “experimento mental” de la posición original estos hipotéticos individuos racionales y razonables elegirían los siguientes dos principios de la justicia:

“1. Todas las personas son iguales en punto a exigir un esquema adecuado de derechos y libertades básicos iguales, esquema que es compatible con el mismo esquema para todos; y en ese esquema se garantiza su valor equitativo a las libertades políticas iguales, y solo a esas libertades. (principio de la libertad). 2. Las desigualdades sociales y económicas tienen que satisfacer dos condiciones: primero, deben andar vinculadas a posiciones y cargos abiertos a todos en condiciones de igualdad equitativa de oportunidades; y segundo, deben promover el mayor beneficio para los miembros menos aventajados de la sociedad. (principio de la igualdad)” (Rawls, p. 35).

Aquí es importante explicar que el primer principio sobre el que todos los participantes de la mesa de negociaciones imaginaria de la posición original estarían de acuerdo sería, sin duda, el de la libertad. Si nos fijamos bien, esto significa que este principio se debe mantener, aún en el caso que desde el punto de vista utilitarista sea más provechoso vulnerar la libertad de unos cuantos ciudadanos para conseguir más satisfacción o bienestar general. Como se puede ver, este argumento de los principios de la justicia ataca las bases fundamentales del utilitarismo. Todos los ciudadanos deberán ser igualmente libres. Por otro lado, el segundo principio es lexicográficamente posterior. Esto significa que en caso de conflicto deberá tener prioridad el primero. Con todo, el segundo principio forma parte esencial de la estructura básica de la sociedad: es el principio de la igualdad. Este tiene dos aspectos: primero, todos los individuos deberán tener las mismas oportunidades, esto es, no existirán diferenciaciones arbitrarias por nacimiento o por razones geográficas, por ejemplo; y segundo, se debe poder redistribuir la riqueza de modo que los menos desfavorecidos de la sociedad sean ayudados por los más favorecidos (principio de la diferencia).

Estas posiciones rawlsianas a favor de la libertad y de la igualdad se encuadran en el “igualitarismo liberal”. La de Rawls es una teoría igualitaria: propone un diseño institucional en el que se tienden a reducir las desigualdades económicas, sociales y políticas. Y es liberal: porque el máximo principio que rige toda la teoría de la justicia es el respeto a la libertad y a los derechos individuales.

Otro de los puntos esenciales de la Filosofía Política de Rawls es la diferencia entre concepciones del bien (o de la vida buena) y principios de la justicia. No son lo mismo. Por un lado, está lo que podríamos llamar una “ética de máximos”, donde lo que cuenta es la concepción del bien y de la vida buena, es decir, donde un determinado ideal de vida se convierte en el objetivo a realizar. Aquí encontramos lo que Rawls llama “doctrinas omnicomprensivas”, como podrían ser las religiones, las disciplinas sapienciales, las filosofías o las ideologías. Cada uno puede adherirse a la doctrina omnicomprensiva que desee. No obstante, todas ellas deberán respetar los mismos principios de la justicia.

De este modo, obtenemos un consenso por superposición: ante las diferencias que puedan existir entre las distintas doctrinas, en el fondo existe una base sobre la cual hay un acuerdo. Esta idea también se ha dado a conocer como “pluralismo razonable”. Dicho con otras palabras, en lugar de una confrontación entre distintas concepciones del bien, existe un acuerdo fundamental sobre unos mismos criterios de la justicia, que se reconocen como una “ética de mínimos”. El resultado es una “sociedad bien ordenada” en la que, independientemente de las distintas filosofías de vida que coexisten en la sociedad, todos sus miembros se tolerarán mutuamente, ya que estarán de acuerdo sobre las cuestiones que afectan a la justicia y permitirán que cada cual elija su propia versión de la búsqueda del bien.

Anuncios

2 thoughts on “Filosofía política contemporánea: John Rawls

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s